Cómo detectar problemas con los adolescentes

Cómo detectar problemas con los adolescentes

Cómo detectar problemas con los adolescentes

Algunos de los signos que nos permiten saber cómo detectar los problemas de conducta en niños y adolescentes son el desafío a las figuras de autoridad, el incumplimiento de las normas o los comportamientos agresivos tanto físicos como verbales.

¿Qué actitudes han de alertar a los padres?

Antes de nada, hay que destacar que los problemas de conducta se pueden detectar desde la primera infancia, aunque el tratamiento puede variar en función de la edad. No obstante, la detección precoz es clave para poder tratar a los niños de forma adecuada.

Si observas que tus hijos se enfrentan a sus compañeros de clase y que originan conflictos con el profesorado, que su estado anímico habitual es de mal humor o que presentan respuestas desafiantes, debes prestar atención. Estos son claros indicios de que cabe la posibilidad de un problema de conducta que deba ser evaluado y tratado.

Situaciones que puedan desencadenar una mala conducta

Los principales problemas de comportamiento se dan en los adolescentes de entre 13 y 16 años y van precedidos de diferentes situaciones de riesgo. Entre ellas, hay dos que destacan especialmente.

Por un lado están las situaciones personales, como la pérdida de valor a la autoridad, la poca tolerancia a la frustración, un bajo rendimiento académico, poca capacidad de atención, abuso de ciertas sustancias, pocos vínculos sociales, conductas agresivas o comportamiento disocial.

Por otro, podemos encontrar situaciones familiares. Entre ellas destacan los hogares desestructurados, los padres abusivos, un nivel socioeconómico bajo, una mala comunicación familiar o la falta de un control parental adecuado.

¿Es posible evitar los trastornos de conducta?

La mejor forma de estar prevenidos y detectar una conducta impropia para poder ayudar a un adolescente con problemas es aunar recursos para coordinar una respuesta multidisciplinar. Esta debe englobar la acción de profesionales de la salud mental, padres, educadores y pediatras.

Pero existe otra manera, y es planteamos es la posibilidad de acudir a un experto. Ante un trastorno de conducta, la inmensa mayoría de los padres deciden acudir directamente a un psicólogo.

Por último, una vez que sabemos cómo detectar problemas con los adolescentes, hay que recordar que es fundamental el compromiso familiar para la adhesión y el control del trastorno. Además, sería muy interesante que los padres lo comunicasen al centro escolar para poder contar con una ayuda extra.

Author: Centro de Adicción Sevilla

955 937 391